Las barbas

Deja un comentario

Personalmente me encantan las caras masculinas con barba, aunque tengo que precisar que no es la barba exactamente lo que me gusta (sería un fetichista, y creo que no lo soy), sino ciertas caras preciosas realzadas con barba; bien recortada, por cierto, mejor. Y además está el añadido de evitarnos el dichoso afeitado, que, si bien tiene momentos agradables por las sensaciones que te deja de limpieza, bienestar y sensación de vivir (e incluso su morbo), son más las desagradables en caras sensibles como por ejemplo la mía y me consta que la de muchos hombres, es decir, los cortes, irritaciones y escozor, que no se calman ni con las mejores cremas hasta que pasa un rato.

 

 

Ahora que estas barbas de aquí al lado para mí son las mejores, mejorando lo presente.

Anuncios

Deja un comentario

Hay demasiados libros de autoayuda para hombres que no saben enamorarse de mujeres y afrontar el compromiso de una relación, pero no creo que existan muchos para los hombres homosexuales. ¿Será que como sus relaciones no son “productivas” no tienen interés para la sociedad? ¿o más bien porque corre el rumor bien infundado de que huyen del compromiso como de la peste? Yo, por lo que leo, tengo la impresión de que a todos nos gustaría la pareja perfecta: que nos llene en todo y que encima nos deje hacer tríos. Y que no sea celoso, si miramos a todo hijo de vecino.